MENSAJE SEMANAL: En el Día de Acción de Gracias, agradecido por los hombres y mujeres que defienden nuestro país

The White House
For Immediate Release

MENSAJE SEMANAL: En el Día de Acción de Gracias, agradecido por los hombres y mujeres que defienden nuestro país

THE WHITE HOUSE

Oficina del Secretario de Prensa

____________________________________________________________________________

 jueves, 24 de noviembre de 2011

MENSAJE SEMANAL: En el Día de Acción de Gracias, agradecido por los hombres y mujeres que defienden nuestro país

WASHINGTON—En su mensaje semanal, el presidente Obama deseó al pueblo estadounidense un feliz Día de Acción de Gracias, dando un especial agradecimiento a los valientes hombres y mujeres que prestan servicio en el extranjero y a quienes contribuyen en los albergues y comedores populares de sus comunidades durante los días festivos. Los que celebraron el primer Día de Acción de Gracias perseveraron fortaleciéndose los unos a los otros, y hoy una vez más nos solidarizamos en ese espíritu de unidad para superar nuestros retos, quedando agradecidos por nuestra libertad y las bendiciones de la familia, la comunidad y el país.

El audio del mensaje y el vídeo del mensaje estarán disponibles en línea en obamawhitehouse.archives.gov a partir de las 6:00 a.m., hora del este, del jueves 24 de noviembre de 2011

Declaraciones del PresidenteBarack Obama

Mensaje semanal

26 de noviembre de 2011

La Casa Blanca

De mi familia a la suya, me gustaría desearles un feliz Día de Acción de Gracias. Como millones de estadounidenses, Michelle, Malia, Sasha y yo vamos a pasar el día disfrutando de buena comida, viendo un poco de fútbol ​​y reflexionando sobre lo afortunados que somos en realidad.

Como estadounidenses, cada uno de nosotros tiene su propia lista de cosas y personas por las cuales estar agradecidos. Sin embargo, hay bendiciones que todos compartimos.

Estamos especialmente agradecidos por los hombres y mujeres que defienden nuestro país en el extranjero. A todos los miembros de las Fuerzas Armadas que disfrutan la cena de Acción de Gracias lejos de sus familias: el pueblo estadounidense está pensando en ustedes el día de hoy. Y cuando lleguen a casa, tenemos la intención de asegurarnos de servirles tan bien como ustedes están sirviendo a los Estados Unidos.

También estamos agradecidos por los estadounidenses que están dedicando su tiempo de vacaciones para servir en los comedores de beneficencia y albergues, asegurándose de que sus vecinos tengan una comida caliente y un lugar donde quedarse. Este sentido de responsabilidad mutua --la idea de que soy el guardián de mi hermano, de que soy el guardián de mi hermana-- siempre ha sido parte de lo que hace que nuestro país sea especial. Y es uno de los motivos por el que ha perdurado la tradición de Acción de Gracias.

El primer Día de Acción de Gracias fue una celebración de comunidad durante una época de grandes dificultades, y desde entonces hemos seguido ese ejemplo. Incluso cuando no se sabía con certeza el destino de nuestra unión --en una guerra civil, dos guerras mundiales, la Gran Depresión-- los estadounidenses sacaban fuerzas los unos de los otros. Tenían fe en que mañana sería mejor que hoy.

Estamos agradecidos de que lo hayan hecho. Cuando nos reunimos alrededor de la mesa, hacemos una pausa para recordar a los peregrinos, pioneros y patriotas que hicieron de este país lo que es. Ellos se enfrentaron a situaciones imposibles y, sin embargo, perseveraron. Ahora nos toca a nosotros.

Sé que para muchos de ustedes, este Día de Acción de Gracias es más difícil que la mayoría. Pero no importa lo difícil que están las cosas ahora, aún así damos gracias por la bendición más estadounidense de todas: la posibilidad de determinar nuestro propio destino. Los problemas que enfrentamos no surgieron de un día para otro, y no los vamos a resolver de un día para otro. Pero vamos a resolverlos. Todo lo que se necesita es que cada uno de nosotros ponga de su parte.

Con todo el partidismo y la parálisis aquí en Washington, cabe preguntarse si esa unidad es realmente posible. Pero piensen en lo que está sucediendo en este momento: los estadounidenses de todas las clases sociales se han unido como un solo pueblo, agradecidos por las bendiciones de la familia, la comunidad y el país.

Si mantenemos ese espíritu vivo, si nos apoyamos mutuamente y nos cuidamos los unos a los otros, y recordamos que estamos unidos en la lucha, yo sé que también nosotros superaremos los desafíos de nuestro tiempo.

Así que hoy, estoy agradecido por desempeñar el cargo de Presidente y Comandante en Jefe de ustedes. Estoy agradecido de que mis hijas puedan criarse en este gran país. Y estoy agradecido por la oportunidad de hacer mi parte, ya que juntos podemos forjar un mañana mejor.

Gracias y que pasen un maravilloso Día de Acción de Gracias.

###