This is historical material “frozen in time”. The website is no longer updated and links to external websites and some internal pages may not work.

Search form

The White House
For Immediate Release

MENSAJE SEMANAL: Celebrando los Cincuenta Años de Medicare y Medicaid

WASHINGTON, DC —En su mensaje semanal, el Presidente celebró los cincuenta años de Medicare y Medicaid, que han permitido a millones de personas vivir vidas más largas y mejores. Estos programas nos garantizan que si trabajamos duro, y seguimos las reglas, seremos recompensados con una garantía básica de dignidad, seguridad y con la libertad de vivir nuestras vidas como queramos. Toda persona que vive en los Estados Unidos merece el sentido de protección y seguridad que conlleva el tener un seguro de salud. Por eso el Presidente firmó la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, y por eso el seguirá trabajando para asegurarse de que Medicare y Medicaid, programas que son fundamentales para nuestro estilo de vida, se mantengan fuertes.

El audio y el video de este mensaje estarán disponibles en http://obamawhitehouse.archives.gov a las 6:00 a.m. ET, el 1 de agosto de 2015

Mensaje semanal del Presidente Barack Obama

La Casa Blanca

1 de agosto de 2015

Hola a todos. Esta semana, se cumplió un importante aniversario que pueden haberse perdido. Medicare y Medicaid cumplieron 50 años. Y eso es algo que vale la pena celebrar.

Si uno de los mejores indicadores de un país es la forma en la que trata a sus ciudadanos más vulnerables -las personas de la tercera edad, los pobres y los enfermos- entonces Estados Unidos tiene mucho de qué estar orgulloso. Piénsenlo. Antes del Seguro Social,  muchas personas de la tercera edad vivían en la pobreza. Antes de Medicare, sólo la mitad tenía algún tipo de seguro de salud. Antes de Medicaid, los padres a menudo no tenían ayuda que cubriera el costo de la atención de un niño con discapacidad.

Pero como personas que viven en Estados Unidos, declaramos que nuestros ciudadanos merecen una garantía básica de seguridad y dignidad. Y hoy, la tasa de pobreza entre las personas de la tercera edad es menos de la mitad de lo que era hace cincuenta años.  Todas las personas mayores de 65 años de edad que viven en Estados Unidos tienen acceso al cuidado de la salud asequible. Y hoy, estamos finalmente concluyendo el trabajo -desde que firmé la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, la tasa de personas sin seguro médico de la población total que vive en Estados Unidos se ha reducido alrededor de un tercio.

Estas promesas que hemos hecho como nación han salvado a millones de los nuestros de la pobreza y las dificultades,  permitiéndonos una nueva libertad, nueva independencia y la oportunidad de vivir por más tiempo una vida mejor. Eso es algo de lo cual debemos estar orgullosos. Es heroico. Estos logros -estos logros de las personas que viven en Estados Unidos- no sólo nos hacen un país mejor. Reafirman que somos un gran país.

Y un gran país mantiene las promesas que hace. Hoy en día, nos dicen a menudo que Medicare y Medicaid están en crisis. Pero esta es por lo general una excusa política para recortar su financiación, privatizarlos o eliminarlos por completo - lo cual socavaría su garantía fundamental. La verdad es que estos programas no están en crisis. Tampoco nos han impedido reducir nuestros déficits en dos tercios desde que asumí el cargo. Lo que es cierto es que cada mes, 250,000 personas más que viven en Estados Unidos cumplen 65 años, y son elegibles para Medicare. Y todos nos merecemos un sistema de salud que ofrezca atención eficiente y de alta calidad. Así que para mantener fuertes estos programas, vamos a tener que hacer cambios inteligentes a través del tiempo, al igual que lo hemos hecho siempre.

Hoy en día, estamos realmente demostrando que es posible. La Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio ya ha ayudado a asegurar el financiamiento de Medicare por otros 13 años. Le ha ahorrado a más de nueve millones de personas bajo Medicare 15 mil millones de dólares en sus recetas médicas. Se ha ampliado Medicaid para ayudar a cubrir a 12.8 millones más de personas que viven en Estados Unidos, y para ayudar a más personas de la tercera edad que viven de forma independiente. Y estamos impulsando nuestro sistema de salud hacia modelos que premian la calidad de la atención que recibe, no la cantidad de atención que recibe. Eso significa que las personas que viven en Estados Unidos son más saludables, al igual que  el presupuesto federal.

Hoy en día, estos programas son tan fundamentales para nuestro estilo de vida que es fácil olvidar la forma en la que la gente luchó arduamente contra ellos en su momento. Cuando Franklin Delano Roosevelt creó el Seguro Social, los críticos lo llamaron socialismo. Cuando JFK y LBJ trabajaron para crear Medicare, los cínicos dijeron que  nos quitaría nuestra libertad. Pero al final, llegamos a ver estos programas por lo que verdaderamente son -la promesa de que si trabajamos duro, y seguimos las reglas, seremos recompensados con una garantía básica de dignidad, seguridad y libertad de vivir nuestras vidas como queramos.

Es una promesa que nos hicieron generaciones anteriores a nosotros, y una promesa que nuestra generación tiene que preservar.

Gracias y que pasen un buen fin de semana.